La bandera en Madrid

 Algunos se empeñan en utilizar las banderas como los capiteles en el Medievo, para ilustrar y educar. En Madrid, algún día crearán la Consejería de trapos y banderas. Cospedal, siempre al acecho, colocó la suya a media asta por Semana Santa. Pronto nombrará generala a la Virgen de los Dolores; y a la de Lourdes, delegada de Defensa en Portugal. La derecha es propensa a gobernar en beneficio de mitos y leyendas.

En Madrid, como en algún otro lugar, enrollan los cuchillos en banderas rojigualdas para clavárselos a los toros hasta la médula; tal que cada uno fuese una representación de la roca de Perejil. Ni siquiera Carmena prohibirá la tortura animal, por si la acusan de cargarse la llamada fiesta nacional. Los toros en Madrid tienen alma pero los novilleros no.

Carmena colocó en el nuevo Ayuntamiento una pancarta dando la bienvenida a los refugiados, que nunca la llegarán a leer. Pero no retira las banderas que convierten La Cibeles en una especie de tarta de cumpleaños. Al parecer celebran así las Copas de Europa ganadas por el Real Madrid, ese equipo que alinea algunas veces a Sergio Ramos junto a diez extranjeros. Ya dicen que es la bandera de todos.

En Colón ensartaron otra bandera, que en realidad semeja el pañuelo para sonarle los mocos a Dios. Le pidieron las medidas al jardinero del Bernabeu. Una bandera que se ve desde la Plaza del Rei de Barcelona y desde la Plaza Mayor de Bilbao.


Algúns empéñanse en utilizar as bandeiras como os capiteis no Medievo, para ilustrar e educar. En Madrid, algún día crearán a Consellería de trapos e bandeiras. Cospedal, sempre á espreita, colocou a súa a media asta por Semana Santa. Pronto nomeará xenerala á Virxe das Dores; e á de Lourdes, delegada de Defensa en Portugal. A dereita é propensa a gobernar en beneficio de mitos e lendas.

En Madrid, como nalgún outro lugar, enrolan os coitelos en bandeiras rojigualdas para cravarllos aos touros ata a médula; tal que cada un fose unha representación da roca de Perejil. Nin sequera Carmena prohibirá a tortura animal, por se a acusan de finiquitar a chamada festa nacional. Os touros en Madrid teñen alma pero os novilleiros non.

Carmena colocou no novo Concello unha pancarta dando a benvida aos refuxiados, que nunca a chegarán a ler. Pero non retira as bandeiras que converten La Cibeles nunha especie de torta de aniversarios. Disque celebran de tal xeito as Copas de Europa gañadas polo Real Madrid, ese equipo que aliña algunhas veces a Sergio Ramos xunto a dez estranxeiros. Xa din que é a bandeira de todos.

En Colón ensartaron outra bandeira, que en realidade semella o pano para soarlle os mocos a Deus. Pedíronlle as medidas ao xardineiro do Bernabeu. Unha bandeira que se ve desde a Praza do Rei de Barcelona e a Praza Maior de Bilbao.

Los comentarios han sido cerrados para esta nota