Gdansk, Breslavia, Cracovia

134-gdansk-solidaridadDejamos Varsovia y tiramos hacia el norte, Gdansk a la espera. Calculamos, o más bien estimamos, la edad de Lech Walesa. Decidimos que unos 70 años y al llegar al hotel ni siquiera abrimos la wikipedia para comprobarlo. De Gdansk nos llamaban Solidaridad y los astilleros. Descubrimos mucho más…

Descubrimos una ciudad de ladrillo, de ámbar y de graneros, una urbe empeñada en dejar huella histórica. Fue hanseática en la Edad Media, ciudad libre o autónoma en varias épocas, el 1 de setiembre de 1939 empezó Hitler allí mismo la Segunda Guerra Mundial, en 1945 la arrasaron los rusos, en 1981 el sindicato Solidaridad comenzó, posiblemente sin ser demasiado conscientes, la liberación de los países del llamado Telón de Acero…
79-gdanskLo primero a destacar, vivamente, es el grandioso trabajo de reconstrucción de la ciudad, que hoy se pasea con la sensación de circular entre edificios originales del medievo. La Vía Real, de la Puerta Alta a la Puerta Verde cruzando el Mercado Largo, y su continuidad en ángulo recto por el Muelle (también) Largo que sigue el cauce del Motlawa, es una ruta que quedará gravada en la memoria por siempre jamás. La Ciudad Vieja aledaña merece un reconocimiento similar. En los alrededores de Gdansk, convendría dar una vuelta por Oliwa para admirar su espigada catedral, un lugar donde refrendar la sentida y vasta religiosidad del pueblo polaco. A dos pasos, el pueblo balneario de Sopot: sobre la pasarela que forma su malecón, uno puede adentrarse en el mar Báltico. Enfrente, el Gran Hotel donde se alojó Hitler mientras sus soldados violaban la soberanía de este sufriente país.

165-breslavia-universidadSiguiente etapa: Breslavia, Wroclaw en idioma local. Por el camino, hemos de renunciar a ciudades que exigirían una parada como Torun o Poznan; ya se sabe, la maldición del turista obligado a elegir. Breslavia constituyó la sorpresa del viaje. En ella conviven 160.000 universitarios, más de 400 duendes de bronce, 110 puentes (sobre el río Oder), una docena de islas y la memoria de los 22.000 prisioneros asesinados por los rusos en 1940 en la cercana Katyn. En la ciudad se alternan el agua y el suelo con igual armonía que los edificios históricos y las construcciones soviéticas. El Rynek, la ciudad vieja de Wroclaw, presenta una disposición urbanística única. No muy lejos de la ciudad, visita obligada, de las que se convierten en recuerdo imborrable, a las Iglesias de la Paz en Swidnica y Jawor.

255-cracovia-mina-de-sal-de-wielizkaY por fin Cracovia, la ciudad “afortunada” que se libró de ser arrasada durante la Segunda Guerra Mundial. En ella los nazis instalaron una sede de su gobierno en Polonia, ahí queda la explicación. Pero le atizaron duro igualmente. Las historias tétricas asociadas al gueto de Cracovia paralizan el corazón. Pocos se salvaron, algunos de ellos, Roman Polanski, Helena Rubinstein, consiguieron grandes logros tras sobrevivir a aquel infierno.  Centro neurálgico en la Gran Plaza del Mercado desde donde se expanden distintas rutas posibles, todas ellas poseedoras de múltiples encantos. Alguna de las vías conducirá a la espléndida Colina Wawel donde se ubican la Catedral y el Castillo Real. Cracovia provoca una quizás esperada seducción la cual se convierte en hechizo cuando se visitan las minas de sal de Wieliczka: el interminable descenso a la Capilla subterránea de Santa Kinga (en la foto) será una de esas experiencias que jamás habrás imaginado vivir.

Cerramos el círculo regresando a Varsovia. Si quieres saber como enfocar la visita a la capital de Polonia, aquí te dejo el link sobre nuestra estancia: Polonia capital Varsovia. Fin del camino.

1 Comentario

  1. A trenza » Polonia capital Varsovia dijo

    3 de Decembro del 2016 a las 12:20 p.m.

    […] Sigue la ruta por Gdansk, Breslavia y Cracovia […]

Comentarios RSS