El destino de los pueblos en manos de los publicistas

reino unido na ue

 

Los referéndums los carga el diablo. Es lo que parece desconocer David Cameron, más partidario de la ruleta rusa que del buen gobierno. El derecho a decidir, se denomine como se denomine, resulta un principio incuestionable para muchos que se complica una vez se quiere implantar. Porque al final, el resultado dependerá en buena medida del acierto de los estrategas de marketing (el futuro de los pueblos en manos de los publicistas!)  y/o del acontecimiento de un hecho imprevisto. Lo estamos viendo en la campaña del Brexit, con tragedia por el medio.

Así empieza el artículo que hoy publico en Mundiario sobre el referéndum para la permanencia o salida del Reino Unido de la Unión Europea. Mi tesis es que, salga lo que salga, Gran Bretaña continuará ligada a la Unión en términos no demasiado diferentes a los actuales. Lo razono a lo largo del texto.

Artigo completo en Mundiario

 

Los comentarios han sido cerrados para esta nota