Córdoba, Mendoza, Salta (II)

Aerolíneas Argentinas nos traslada de Córdoba a Mendoza, temprano por la mañana. El aeropuerto mendocino se encuentra en plena refriega; próximamente lo cerrarán durante tres meses para terminar su total remozamiento, que se nos antoja necesario. Mendoza semeja una ciudad bosque, no hay calle o avenida despojada de su disciplinada fila de fresnos, plataneras o acacias. Al parecer, se cuentan más de 45.000 en esta localidad de 200.000 habitantes.

138 MendozaMendoza está radicada en zona sísmica. Los terremotos son frecuentes, algunos de gravedad extrema como los sufridos en 1861 o en 1944, ambos causantes de miles de muertos. Por causa de los sismos, la ciudad apenas conserva edificios señoriales como no sean el Banco Hipotecario Nacional o el Banco de Mendoza. De ahí la trascendencia aún mayor del omnipresente arbolado: los árboles son su monumento. También es reseñable el sistema de acequias que se extiende a lo largo de la mayoría de calles de la capital, posiblemente único en el mundo. La disposición de su plano resulta asimismo interesante, con la Plaza de la Independencia como ancla central y otras cuatro plazas –Sanmartín, Chile, Italia, España– a partir de las cuales se despliegan calles y avenidas en perfecta alineación.

95 MendozaMendoza es reconocida como una de las más importantes regiones vitivinícolas del mundo; el vino Malbec es su buque insignia. Se cuenta que hasta 1.000 bodegas se localizan en la provincia; es también tierra de olivos. En las cercanías de la ciudad, se encuentran las zonas productoras del Valle de Uco, Luján de Cuyo y Maipú. Dentro de esta última, visitamos la Bodega López, a la que se llega en un trenecito urbano moderno, la Trapiche, de carácter histórico y que cuenta con un sugestivo museo de aparataje antiguo, y la Finca Agostino, que podríamos catalogar como “de vanguardia”. Abierta hace tan solo once años, su corta pero intensa trayectoria vale la pena ser conocida.  Aprendemos los sistema de cultivo “pérgola” y “espaldera”, conocemos un eficaz medio anti granizo por medio de un cañón militar lanzador de misiles, y degustamos un delicioso menú que nos permite catar cinco vinos distintos, cada cual más exquisito que el anterior. Experiencia para recordar.

108 Ruta AndesAl día siguiente, salimos temprano a conocer las tres formaciones de la Cordillera andina: la pre-cordillera (hasta 3.000 mts.), la frontal (de 3.000 a 5.000) y los Andes propiamente dichos (a partir de los 5.000 mts.). Desde un punto de la ruta, se divisa el Aconcagua, ya en Chile, la cima del continente situada a 6.960 metros. Cruzamos el valle de Uspallata siguiendo el cauce del río Mendoza, corriente de escaso caudal al ser alimentado por la lluvia que cae exclusivamente en verano; el deshielo apenas provee de recursos a los ríos del noroeste.

120 Puente del IncaEl lugar estelar es el llamado Puente del Inca, Patrimonio de la Humanidad. Una peculiar formación geológica, sobre base de azufre, convierte este punto de la ruta en un paraje insólito lleno de color y contrastes. Seguimos camino hacia la frontera con Chile, que no cruzaremos. Nos detendremos en otro espacio singular, el poblado de Las Cuevas, última población argentina.

@pallarego               Tercera parte del viaje

1 Comentario

  1. A trenza » Córdoba, Mendoza, Salta (I) dijo

    26 de Maio del 2016 a las 3:44 p.m.

    […] Ver parte II: Mendoza                                                                                  @pallarego […]

Comentarios RSS